Inicio Blog Fabricación de Sillas: Instrucciones Básicas

Fabricación de Sillas: Instrucciones Básicas

15 julio, 2017 0 Comentarios

Si ya te has dado una vuelta por nuestra tienda online, te habrás dado cuenta de que contamos con una de las mayores colecciones de sillas que puedas encontrar en el mercado. Nos esforzamos por situarnos como una de las tiendas de referencia en cuanto a la venta de sillas se refiere, por ello contamos con una enorme variedad de modelos diferentes, todos ellos de máxima calidad y con unos precios muy competitivos que se adaptarán a lo que buscas.

Si eres amante de la decoración, aquí encontrarás sillas con diseños exclusivos que te permitirán dar un salto de calidad a cualquier estancia de tu hogar. Pero en el post de hoy no nos vamos a centrar en mostrarte algunos de nuestros modelos, sino que vamos a darte las instrucciones básicas para que te encargues de la fabricación de sillas tú mismo.

Porque sabemos que actualmente existe un boom que ha llevado a que sean muchas las personas que apuestan por diseñar ellas mismas sus propias sillas, por ello hemos querido darte las instrucciones además de una serie de consejos clave, con los que podrás fabricar sillas de madera aportándoles tu propio toque personal. Evidentemente, el proceso variará en función del tamaño de silla que desees, del estilo que estés buscando o de tus necesidades, pero sin duda las instrucciones que te daremos a continuación te serán de gran ayuda. ¿Te gusta la idea? Pues toma nota, ¡comenzamos!

#1 – Obtén los materiales necesarios

Para hacer tu propio tipo de silla, lo primero será conseguir los materiales que te harán falta para su fabricación. Antes de nada deberás hacerte con la madera necesaria, la cual la puedes comprar en tiendas especializadas o a través de Internet.

Pero además de la madera, necesitarás hacerte también con las herramientas adecuadas: clavos, tornillos, cola de contacto, martillo, destornilladores, una cinta métrica, sierra, lijas, pintura, barniz y tela, en caso de que quieras tapizarla. Nosotros en este post nos centraremos en sillas sin tapiz.

#2 – Piensa en el diseño

Una vez hayas obtenido los materiales necesarios, tendrás que pensar en el diseño que quieras que tenga tu silla. Si es la primera vez que tratas de fabricar sillas tú mismo, te recomendamos que apuestes por un diseño sencillo que no resulte demasiado complicado, ya que de lo contrario es posible que no consigas el resultado esperado o que incluso acabes por no finalizar el trabajo.

#3 – Ponte la careta de carpintero y comienza a fabricar

Cuando ya cuentas con los materiales y tienes claro el diseño de la silla, lo siguiente será ponerse manos a la obra y comenzar con la fabricación:

Las patas

Para las patas, coge un trozo de madera que tenga un espesor de 5×10 centímetros y una altura de 40 centímetros y córtalo en cuatro piezas. Es importante que te asegures de que cada una de las patas tiene el mismo tamaño, ya que de lo contrario quedará desigual y tendrás problemas para continuar con la confección de tu silla.

El asiento

Para el asiento, corta un trozo de madera plana y cuadrada con un espesor de unos 4 centímetros y una superficie de 30 centímetros cuadrados. Para que quede bien y una vez terminada disfrutes de la mayor comodidad, apóyate en una “garlopa” o cepillo de carpintero para hacer una pendiente en la parte trasera. De esta forma podrás crear un descenso de entre 2 y 2,5 centímetros.

El respaldo

Coge otro trozo de madera con forma cuadrada y córtalo hasta que tenga una superficie de 30 centímetros cuadrados. El espesor de la silla dependerá del resultado que busques, aunque te recomendamos que sea similar al del asiento.

Lija cada una de las partes

Cuando ya tengas todas las partes de tu silla cortadas, líjalas a fondo con ayuda de una lija gruesa para acabar con cualquier imperfección. Después, utiliza una lija más fina para perfeccionar y conseguir una suavidad mayor que te aporte la máxima comodidad. Presta especial atención al respaldo y al asiento, ya que si queda alguna astilla de la madera, podrías clavártela al sentarte.

Pinta la silla

Ya con las maderas que vayas a utilizar perfectamente lijadas, píntalas del color que más te guste con un bote de pintura especial para madera. Te recomendamos que utilices una brocha gorda, ya que te ahorrará tiempo y te ayudará a que no se produzcan desigualdades.

Cuando hayas terminado, barnízalas para que quede perfecta y la pintura se mantenga en perfecto estado durante el mayor tiempo posible. Sería recomendable que las barnizases al menos una vez al año, especialmente si son sillas que van a estar en el exterior.

Haz muescas en las patas y en la parte trasera del asiento

Para que el resultado sea perfecto, tendrás que realizar muescas tanto en la parte superior de cada una de las patas, así como en la zona trasera del asiento. Con muescas nos referimos a realizar unos pequeños huecos que permitan su ensamblado y que te aseguren que encajarán a la perfección.

Lo mejor es hacerlo con una sierra eléctrica, pero en su defecto, también puedes usar un cincel y un martillo.

Une cada una de las partes

Después tendrás que unir cada una de las partes de la silla. Para ello tendrás que decidir si quieres unirla mediante clavos con un martillo, o con tornillos, con un destornillador a poder ser eléctrico.

Tendrás que prestar una especial atención a la unión del asiento con las patas de la silla, asegurándote de que no quede suelto ni produzca ningún tipo de balanceo. Una vez hayas terminado, pega un trozo de fieltro a la zona inferior de cada pata, para así no rallar el suelo y proteger la madera.

Ya te hemos dado las claves para fabricar tu propia silla, ahora solo te queda ponerte manos a la obra. ¿Te ves capaz? Atrévete y no dudes en enviarnos los resultados para que veamos qué tal ha quedado. Quizá la acabemos vendiendo en nuestra tienda online.