Inicio Blog 5 Consejos Básicos para Pintar las Sillas de tu Hogar

5 Consejos Básicos para Pintar las Sillas de tu Hogar

15 agosto, 2017 0 Comentarios

Que las sillas desempeñan un papel protagonista en el mobiliario de nuestro hogar, siendo una pieza fundamental dentro de la decoración, no es un secreto para nadie. Nosotros somos perfectamente conscientes de ello, y por eso decidimos ya hace algún tiempo montar nuestra propia tienda de sillas online, con el objetivo de que tanto tú como cualquier otra persona pueda escoger entre una enorme variedad de sillas para poner la guinda a la decoración de vuestro hogar.

También sabemos que todo, al final cansa, y que siempre estás pensando en renovar parte de tu mobiliario simplemente con el objetivo de no aburrirte y de ir variando siempre el estilo. Pero esto no siempre es posible, ya que estar cambiando el mobiliario cada dos por tres supondría un fuerte desembolso económico, no asumible por todos.

Pero hay diferentes alternativas que te permitirán dar un lavado de cara a tu mobiliario sin tener que realizar un fuerte desembolso. Una de ellas pasa por pintar las sillas de tu hogar, una opción con la que podrás cambiar la estética de la silla al completo, sin apenas gastar nada de dinero.

De modo que si te sientes identificado y tú también eres de los que como nosotros, aprovechas cualquier ocasión para restructurar tu salón y cambiar los muebles, te recomendamos que prestes atención y tomes nota, a continuación te vamos a dar 5 consejos básicos para pintar las sillas de tu hogar. Si te gustaron nuestros posts sobre Cómo restaurar sillas o Cómo hacer sillas con palets, te recomendamos que no te lo pierdas porque te va a encantar. ¡Comenzamos!

Antes de pintar…

Antes de pintar es indispensable que compruebes el estado en el que se encuentra tu silla, independientemente de que sea una silla de metal o de madera, ya que de este modo en caso de que presente desperfectos, podrás centrarte en arreglarlos.

Independientemente de su estado, lijar antes de pintar es obligatorio, ya que así nos aseguraremos de que toda la silla quede uniforme, acabando con cualquier rastro de pintura que pudiera quedar. Después de lijar pasa un paño para retirar los posibles rastros de madera que hayan podido quedar, y en caso de que notes algún desperfecto, puedes aplicar masilla especial para madera.

Esto en las sillas de madera, mientras que en las de metal además de lijarlas por completo habrá que aplicarles una imprimación, que es un producto especial que ayudará a que la pintura se mantenga en perfecto estado. Eso sí, deja que pase un tiempo para que se seque la capa de imprimación.

Elige la pintura

Ahora que ya hemos preparado la silla, tocará elegir la pintura, tanto el tipo como el color. Y es que aunque mucha gente lo desconoce, existen diferentes tipos de pintura en el mercado, entre las que destacan las pinturas de látex y las pinturas al óleo. Las segundas se muestran más resistentes, pero también son más caras, tardan más en secarse y tienen un olor más fuerte. Tendrás que escoger también entre pintura convencional o pintura en spray. ¡Tú decides!

Comenzamos a pintar

Ha llegado el momento de la verdad, ¡comenzamos a pintar! Para que todo salga bien, lo primero que debes hacer es cubrir la superficie sobre la que vayas a pintar con periódicos o algún tipo de papel que permita proteger en caso de que cayese pintura.

Te recomendamos que utilices una brocha gorda, así como que antes de pintar, te asegures de haber removido bien la pintura dentro del bote para reducir su espesor y que esté más líquida, ya que así te será mucho más sencillo pintar.

Comienza aplicando una primera capa, y sigue los trazos marcados por la propia madera con unos movimientos uniformes. Puedes ayudarte en un pincel para las zonas más delicadas que precisen de un mayor cuidado.

Tras terminar, dejar que se seque correctamente, y después aplica una segunda capa, tercera o todas las que sean necesarias hasta que quedan bien. Eso sí, es importante que antes de aplicar cada capa te hayas asegurado de que se haya secado la anterior perfectamente.

Y para terminar, puedes aplicar un spray o laca para endurecer la pintura y se muestre más resistente, aunque si has seguido todos los pasos correctamente, no debería hacer falta.

Si todavía quieres más, a continuación te dejamos un vídeo tutorial en el que podrás ver con tus propios ojos los pasos que debes seguir. ¡Muy recomendable!